Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante y sueño seguro

María Sancha

Enfermera Especialista en Pediatría, Educadora de Masaje Infantil y Asesora de Lactancia, Porteo y Baby-Led Weaning.

Más sobre María Sancha.

El Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante o Muerte Súbita Infantil se define como:

“Muerte súbita de un niño de menos de un año de edad que ocurre aparentemente durante el sueño y que permanece sin explicación después de la realización de una minuciosa investigación.”

¿A qué edad es más frecuente que ocurra el SMSL?

La muerte Súbita del Lactante es la principal causa de muerte inexplicable durante el primer año de vida, sobre todo en los 6 primeros meses cuando tiene lugar hasta un 85% de los casos.

¿Por qué se produce el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante?

A pesar de todas las investigaciones realizadas para conocer las causas de la muerte súbita de los lactantes, aún no están bien definidas las causas que llevan a este suceso.

Ninguna de las hipótesis que se han planteado nos proporciona una orientación clara para saber por qué se produce esta muerte en algunos bebés, así que la mayoría de esfuerzos están dirigidos a conocer los factores de riesgo que pueden hacer que ocurra.

Se sabe que pueden influir:

  • Factores genéticos.
  • Causas infecciosas.
  • Causas ambientales.
  • Factores evolutivos.

¿Cómo podemos prevenir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante?

  • Siempre boca arriba

Desde que se descubrió la relación de la postura de “boca abajo” con el aumento de la incidencia, se empezó a recomendar poner a los bebés “boca arriba” y la incidencia de SMSL disminuyó en más de un  50%.

Al menos hasta que el bebé sea capaz de girarse sólo y él/ella cambie sólo de postura, la posición más segura es siempre boca arriba.

  • Evita cojines, peluches, almohadas, etc.

La cuna o la cama donde duerme el bebé debería ser diáfana, libre de cojines, peluches, colchas o almohadas con las que el bebé pueda asfixiarse.

Debemos asegurarnos de que los protectores laterales estén bien atados a los barrotes y no puedan quedarse sueltos. Además, lo ideal sería evitar tapar al bebé con mantas, sábanas, colchas, edredones, etc.

Si quieres incorporar un poco el cabecero de la cuna, por alguna situación, como mocos, reflujo, etc. Lo mejor es poner algo que lo incorpore, pero siempre debajo del colchón y nunca encima.

  • No lo abrigues demasiado y evita subir la temperatura

Los bebés y los niños pequeños no tienen tanta capacidad como nosotros de perder temperatura, no son capaces de hacer una correcta termorregulación y abrigar mucho o subir excesivamente la temperatura puede ser muy peligroso.

Los 6 primeros meses lo ideal es ver la temperatura del bebé en su cuello o nuca, no fiarse de las manos que pueden estar frías. No hará falta tapar al bebé ni arropar más que una capita más que nosotros.

Por ejemplo, si tu llevas un pijama y nada más y sólo te tapas con una sábana pues al bebé le puedes poner un pijama, un bodie y una sábana o un pijama más gordito y sin sábana, pero nada más a no ser que veas que tiene frío en el cuello.

La temperatura de la habitación debe ser neutra y es peligroso poner al bebé cerca de radiadores o estufas.

  • Pon siempre un colchón firme

Usa colchones firmes siempre, en los que el bebé no pueda hundirse, quedarse atrapado o quedar tapadas sus vías respiratorias.

También es importante que los colchones de las cunas estén bien homológados.

  • Tápalo siempre por debajo de las axilas

Evita siempre tapar por encima de axilas de forma que el bebé pueda acabar tapando su cara o cabeza y eso le impida respirar correctamente.

A veces, una buena opción puede ser poner un pijama más abrigadito y evitar tapar con nada más, dejarle sólo encima del colchón.

  • Evita el humo del tabaco

Nunca fumes cerca del bebé ni permitas que nadie fume en la habitación donde esté el bebé y mucho menos donde el bebé duerma.

  • Ponle a dormir cerca de ti

Numerosos estudios afirman que la cohabitación, tener al bebé cerca e incluso el colecho o las cunas de colecho, pueden ser grandes aliados para disminuir el SMSL.

Estar cerca del bebé nos permite escuchar antes sus señales y poder atenderle con mayor facilidad, así como reaccionar antes ante cualquier suceso.

Recuerda que es súper importante acompañar siempre al bebé y respetar sus ritmos.

Intentar que el bebé duerma más tiempo o más profundo de lo que él está preparado o necesita puede ser peligroso para su salud.

María Sancha

Enfermera Especialista en Pediatría, Educadora de Masaje Infantil y Asesora de Lactancia, Porteo y Baby-Led Weaning.

Más sobre María Sancha.