Sexualidad y embarazo

Coia Borràs

Psicóloga clínica especializada en Psicología de la Reproducción y Perinatal. Terapeuta Sexual y de Pareja.

Más sobre Coia Borràs

Existen mitos y tabúes respecto a la sexualidad en el embarazo. Muchos padres que esperan un bebé albergan miedos relacionados con que el sexo pueda ser perjudicial durante el embarazo. Temen que: las relaciones sexuales puedan lastimar al bebé o incluso provocar un aborto espontáneo, algunos se preguntan si el bebé se percata de ello, y a menudo el hombre le preocupa que la relación pueda causar molestias o dolor a su pareja.

Las preocupaciones de este tipo son comunes y completamente normales, pero a menudo infundadas. Teniendo en cuenta que el bebé, está protegido por la bolsa amniótica y sellada por el tapón mucoso.

Es habitual que la vida sexual pueda sufrir cambios en el embarazo, pero si todo va bien y el médico no lo desaconseja, se pueden mantener relaciones sexuales hasta el final del embarazo. Cuando el embarazo está considerado de alto riesgo o por motivos médicos, el ginecólogo podría indicar abstenerse de mantener relaciones sexuales durante todo el embarazo o parte de él. Si no lo tienes claro, consúltalo para salir de dudas.

¿Qué pasa con el deseo sexual?

En algunas mujeres el deseo sexual disminuye cuando están embarazadas. El agotamiento, los cambios hormonales, la sensibilidad en los pechos y los cambios de figura pueden refrenar el impulso sexual. A veces esto enciende todas las alarmas y aparecen en nuestra mente los peores miedos. Hay que saber que después de la llegada del bebé, poco a poco se va recuperando y cada pareja a su ritmo va recuperando su vida sexual.

Aun así, es cierto que algunas mujeres sienten más deseo sexual que antes del embarazo. Este impulso sexual puede estar causado por: los cambios hormonales, su nueva voluptuosidad que las hace sentirse más atractivas que nunca.

En el caso de los hombres, también puede ocurrir que el deseo sexual aumente debido a los cambios de su pareja o por el contrario, disminuya por miedo de hacer daño a la madre o al bebé.

Sugerencias para la pareja  

  • Hablad de vuestras necesidades y preocupaciones de manera abierta y afectiva. Una buena comunicación os ayudará a estar más unidos y haceros feliz el uno al otro.
  • Las relaciones deben basarse en el placer y la comodidad de los dos. No dudéis hacer los cambios que sean necesarios en este sentido.
  • No perdáis el sentido del humor, podéis probar nuevas posturas y divertiros juntos.
  • Practicar sexo, no necesariamente debe terminar con penetración, podéis explorar otras opciones que también os den placer.
  • Para evitar  infecciones de transmisión sexual, saber qué posturas son más o menos recomendables, si tu embarazo es de alto riesgo o tienes cualquier duda médica, consulta con tu ginecólogo/a.

Coia Borràs

Psicóloga clínica especializada en Psicología de la Reproducción y Perinatal. Terapeuta Sexual y de Pareja.

Más sobre Coia Borràs