¿Qué es el movimiento expresivo?

Núria Encinas

Coordinadora en Movimiento, Terapia Psicocorporal y Transpersonal para el Desarrollo Armónico. Sistema Río Abierto. Maestra de Educación Primaria. formada en educación emocional.

Más sobre Núria Encinas

En este artículo voy a explicar brevemente de dónde viene el movimiento expresivo, en qué consiste y cuáles son algunos de los instrumentos que se utilizan, para terminar explicando cómo nos puede beneficiar este tipo de movimiento.

El movimiento expresivo es una de las metodologías del Sistema de trabajo Río Abierto en la que se mueve la energía vital a partir del movimiento de todo nuestro cuerpo, es un trabajo personal psicocorporal y espiritual realizado desde un enfoque terapéutico y creativo a la vez.

El Sistema de trabajo Río Abierto fue creado en 1966 por la Licenciada en Psicología María Adela Palcos, en Argentina, y que incluye muchas técnicas psicocorporales para contribuir al desarrollo integral de la persona. En 1991 María Adela Palcos fundó la Fundación Río Abierto, con sede en Buenos Aires, y hoy en día está presente en más de 11 países del mundo, incluida España, que tiene varios centros repartidos en distintas comunidades autónomas.

En una clase de movimiento expresivo se utilizan una serie de instrumentos que también se utilizan en otras metodologías del mismo sistema, son los siguientes:

  • Clases grupales: el trabajo en grupo y en círculo nos ayuda a darnos cuenta de aspectos internos que estaban ocultos, también a relacionarnos con los otros de distintas maneras, a sentirnos comprendidos y acompañados, a escuchar y que nos escuchen, a no juzgar…
  • El movimiento guiado: imitando el movimiento de la coordinadora o el coordinador de la clase nuestra mente puede liberarse de las tensiones de la vida cotidiana, nuestro cuerpo realiza nuevos gestos y se empieza a movilizar la energía vital, para ir equilibrando todo el cuerpo.
  • El movimiento libre, expresivo y creativo: cada uno/a puede escuchar su cuerpo, sus emociones, su respiración en el aquí y ahora para moverse como necesite en cada momento. Normalmente la coordinadora o el coordinador acompaña y guía esta escucha activa y presente a partir de un objetivo previamente fijado, de cómo están las personas del grupo y de lo que va surgiendo a raíz del movimiento.
  • La música, el ritmo: es muy variada, incluye todos los estilos musicales y está casi siempre previamente seleccionada y escogida para movilizar la energía de los centros energéticos. La energía acumulada se transforma y se crean oportunidades para nuestro desarrollo personal.
  • El masaje: en las clases de movimiento expresivo el masaje que se utiliza suele ser de poca duración, a uno/a mismo/a o en pareja, y es circulatorio, correctivo y revitalizante. Solemos tener trabas musculares que corresponden a bloqueos psico-físicos que a la vez forman corazas. Con el masaje ayudamos a que estas trabas vayan aflojándose y desapareciendo.
  • La auto observación, la escucha, el silencio: es importante escuchar a nuestro cuerpo y nuestras emociones para cambiar hábitos posturales y encontrar nuevas formas de ocupar el espacio.
  • La respiración: trabajando con atención nuestra respiración desde el punto de vista fisiológico, energético y psicológico nos ayuda a descubrir espacios internos que desconocíamos.
  • El juego, el contacto, la expresión y la dramatización: nos permiten compartir con los demás lo que vamos aprendiendo de nosotros mismos y a cambiar nuestra manera de relacionarnos con los otros.
  • La voz y el sonido, la palabra: para expresar, liberar tensiones e integrar los nuevos aprendizajes que van surgiendo.
  • La relajación y la meditación: normalmente, al final de la clase, hay la oportunidad de conectar más profundamente con nuestra parte más esencial.

Con la ayuda de todos estos instrumentos que he explicado, poco a poco vamos siendo conscientes de aquellos aspectos de nuestra personalidad que son más mecánicos y rígidos. Éstos aspectos se han ido plasmando en nuestro cuerpo y han determinado nuestra manera de estar, sentir, pensar y relacionarnos con el mundo. Si aflojamos nuestros aspectos rígidos, experimentamos cambios profundos en nuestro ser; de esta forma el movimiento expresivo nos ayuda a mejorar nuestra salud física y emocional, así como también nos ayuda a evolucionar como personas, estando cada vez más conectados con nuestra verdadera esencia.

 

Núria Encinas

Coordinadora en Movimiento, Terapia Psicocorporal y Transpersonal para el Desarrollo Armónico. Sistema Río Abierto. Maestra de Educación Primaria. formada en educación emocional.

Más sobre Núria Encinas