MIEDO AL PARTO: Un obstáculo para disfrutar del embarazo y vivir un parto sereno

Coia Borràs

Psicóloga clínica especializada en Psicología de la Reproducción y Perinatal. Terapeuta Sexual y de Pareja.

Más sobre Coia Borràs

A pesar de que el cuerpo de la mujer está diseñado para dar a luz de forma natural, el momento del parto despierta muchos miedos y ansiedad, hasta el punto de que algunas mujeres pueden sufrir tocofobia o miedo patológico al parto y embarazo.

Las razones de estos miedos pueden ser muy variadas: una mala experiencia anterior, historias de partos difíciles que le han explicado amigas o las mujeres de propia familia, tener una personalidad ansiosa y/o obsesiva, etc. Esto lleva a la embarazada a afrontar la idea del parto con mucho temor.

Hay que decir que nuestra sociedad nos ofrece una imagen muy negativa del parto. Desde la sentencia bíblica “parirás con dolor” hasta las imágenes que habitualmente nos muestran las películas, donde la partera se muestra gritando y descontrolada como si fuera algo horrible. Esta visión ha llevado a la mujer a sentirse vulnerable e indefensa como si no pudiera hacer nada para gestionar este sufrimiento, hecho que todavía refuerza más sus miedos.

Algunos de los temores más habituales son el miedo al dolor del parto o sufrir secuelas de algún tipo, miedo a  la muerte o no tener control de la situación. 

No gestionar saludablemente estos miedos no solo nos comporta sufrimiento psicológico, ansiedad y malestar emocional; también nos afecta a nivel físico, porque la tensión psíquica provocar tensión muscular. Cuando aparecen estos miedos en el momento del parto se crea un círculo vicioso de miedo-tensión-dolormiedo, como un pez que se muerde la cola.

El miedo al parto está asociado a dificultades durante el parto y el posparto, a un mayor dolor durante el proceso, una prolongación del parto y sentimientos de insatisfacción.

PAUTAS PARA AFRONTAR EL MIEDO AL PARTO

  1. Asistir a los cursos de preparación al parto – La preparación comporta habitualmente menos dolor y menos complicaciones.
  2. Informarse bien del proceso del parto – Conocer a fondo el proceso del parto, cómo serán las contracciones y cómo puedo gestionar el dolor o qué situaciones me puedo encontrar en el parto, entre otros, ayuda a reducir la incertidumbre y la ansiedad. En las clases de preparación al parto recibirás mucha información, pero también puedes aclarar dudas con tu ginecólogo/a o comadrona. 
  3. Conocer físicamente el lugar donde darás a luz – Visitar el centro, conocer sus protocolos y el personal que te atenderá aporta seguridad y confianza.
  4. Redactar de un plan de parto – Asentar unas bases de cómo quieres ser atendida proporciona más seguridad.
  5. Compartir los miedos – Habla con los profesionales, con la pareja, amigas, madre, suegra o cualquier persona que te escuche respetuosamente. Es natural que aparezcan estos temores y una buena manera de que mengüen es compartirlos.
  6. Practicar ejercicio suave – Es beneficioso tanto por la salud física como psicológica durante el embarazo. Antes de practicarlo consulta a tu médico si es indicado en tu caso concreto.
  7. Practicar técnicas de relajación y respiración – Te ayudarán a sentirte más relajada durante el embarazo y a gestionar la ansiedad y tensión durante el parto. Esto beneficia tanto a la salud de la madre como la del bebé.
  8. Recibir apoyo profesional – Si siguiendo las pautas anteriores este miedo no remite, es aconsejable acudir a una psicóloga o psicólogo que te ayudará a acabar de superar estos miedos para afrontar el parto con más seguridad y confianza en ti misma.

La buena noticia es que los miedos tienen su origen en el ámbito de la mente y que, si escuchamos su mensaje, nos llevarán a buscar recursos y entrenar las habilidades necesarias para gestionarlas saludablemente y disfrutar de la experiencia del embarazo y prepararnos por un parto sereno.

Coia Borràs

Psicóloga clínica especializada en Psicología de la Reproducción y Perinatal. Terapeuta Sexual y de Pareja.

Más sobre Coia Borràs