5 falsos mitos sobre el sueño infantil

María Sancha

Enfermera Especialista en Pediatría, Educadora de Masaje Infantil y Asesora de Lactancia, Porteo y Baby-Led Weaning.

Más sobre María Sancha.

El sueño infantil está rodeado de mitos que en su mayoría no tienen una base científica, son contraproducentes o incluso peligrosos y además suelen ser falsos, pero que sin embargo están muy socialmente aceptados, esto conlleva que se produzcan muchas dudas en las mamás y los papás sobre si su bebé es normal, está bien o ellos están haciendo lo correcto.

PERO, ¿QUÉ HACE QUE NOS SINTAMOS Y PENSEMOS ASÍ?

Muchas veces la falta de información verídica y contrastada o la gran cantidad de información contradictoria que viene incluso de algunos pediatras u otros profesionales nos acaban de confundir por completo, así que hoy, desde aquí, vamos a dar un poco de luz a este tema y a romper con todos esos mitos.

MITO 1: Hay que enseñar a los bebés a dormir

Falso, completamente falso. Todos los estudios existentes demuestran que todos los bebés saben dormir incluso antes de nacer. Desde la 6º semana de gestación ya cuentan con la fase de sueño REM y a la 7º semana de embarazo adquieren la fase NoREM.

Esto quiere decir que dormir, al igual que comer, es una conducta instintiva y necesaria de todos los seres humanos y nacemos con ella perfectamente adquirida.

La realidad es que todos los bebés saben dormir exactamente como su cuerpo y su mente necesita y el sueño va evolucionando según cambian esas necesidades.

Van a dormir como un adulto cuando sean adultos y estén preparados y eso no hay que enseñarselo.

Y ni siquiera entonces, ¿O es que todos los adultos dormimos igual?

MITO 2: A partir de los 6 meses ya tienen que dormir solos

¿Y eso quién lo dice?

No hay una edad para dormir solos. Hay culturas en las que los niños duermen siempre con adultos y otras en las que duermen con adultos hasta los 3,4,5 o incluso 10 años.

Depende de la familia, de la cultura y de las necesidades. Pero una cosa sí está clara y es que los más pequeños de la casa, por seguridad, deberían estar en la misma habitación que los adultos mínimo hasta los 2 años.

Ya que de esta forma es mucho más fácil atender sus necesidades cuando lo necesite.

Además entre los 6 meses y 3 años los niños tienen una fase de ansiedad y muchos miedos y necesitan sentirse seguros. Les será mucho más fácil calmarse si al despertarse nos ven, los despertares durarán menos y ellos se dormirán antes y más profundo.

MITO 3: Si le das cereales en el biberón dormirá más

Falso y además peligroso, MUY PELIGROSO.

¿Sabemos porque a veces duermen más con cereales?

Dar cereales puede hacer que los bebés necesiten mucha más energía para hacer la digestión, teniendo mayor dificultad para despertarse y aumentando el riesgo de hipoglucemia o muerte súbita del lactante.

Los bebés necesitan alternar muchos ciclos, tener más sueño ligero y despertarse mucho más porque eso les asegura que van a sobrevivir.

Necesitan despertarse fácilmente para comer cuando lo necesiten e incluso para respirar bien si se encuentra en una postura que se lo impide y también necesitan mantener la alerta del cuidador.

Además deberíamos tener en cuenta que hasta los 6 meses ningún bebé debería tomar nada que no fuese leche materna o de fórmula.

Y por si fuera poco, muchos bebés al tomar cereales tienen digestiones mucho más pesadas con molestias y gases y con más dificultades para dormir que si no los tomaran.

MITO 4: Los bebés tienen que aprender a dormirse y calmarse solos

Ningún bebé sano, con instinto y en su sano juicio podría ser capaz de dormirse y calmarse sólo. Eso es antinatural hasta para los adultos, que buscamos ayudas ante nuestra tristeza, miedo y frustración.

Son inmaduros, no son capaces de gestionar sus emociones y no entienden que su casa es un lugar seguro y que sus padres van a volver.

Para un bebé todo lo que no ve no existe y no hay más, si no hay un adulto no está a salvo y nadie le va a alimentar.

Para ellos la vida es así y dejará de ser así cuando su cerebro esté preparado, pero no cuando nosotros digamos.

Dejar llorar o sin atención y los métodos de adiestramiento del sueño, provocan una descarga de hormonas del estrés (cortisol y adrenalina) que afectan al correcto desarrollo de su cerebro, pueden alterar el funcionamiento de algunos órganos provocando enfermedades y además deja secuelas psicológicas para toda la vida.

Para un bebé no ser atendido es ser abandonado y ante eso no hay ninguna discusión.

Si estamos cansados podemos turnarnos o pedir ayuda, no pasa nada, pero el bebé tiene que ser atendido siempre y hay que respetar sus ritmos.

MITO 5: Si le dejas dormirse en brazos se acostumbrará

No se acostumbrará, nace acostumbrado a eso, lo que no es normal es que se acostumbre a estar solo.

Un día dejará de dormirse en brazos, no siempre va a querer dormirse contigo, claro que no, crecerá, madurará y querrá independencia, pero eso sólo si le has respetado y por tanto, se siente seguro para dar ese paso

Cuanta más atención a sus necesidades y más respeto, más seguro se sentirá y antes será capaz de buscar su independencia (y no al revés).

María Sancha

Enfermera Especialista en Pediatría, Educadora de Masaje Infantil y Asesora de Lactancia, Porteo y Baby-Led Weaning.

Más sobre María Sancha.