Los 4 SI y los 4 NO sobre las Rabietas

Ana Belén León

Psicopedagoga especializada en maternidad , crianza y educación positiva. Asesora de porteo.

Más sobre Ana Belén León

Cuando nuestro/a hijo/a tiene una “rabieta”, los ma(pa)dres tenemos diferentes reacciones. Algunos/as lo tomamos como algo personal y como si el niño/a hiciera esto para fastidiarnos, otros/as entramos en pánico y hacemos lo que sea para que deje de gritar, llorar y patalear, otros/as… Hay tantas reacciones como ma(pa)dres existen, así que, para ayudaros a comprender y gestionar esos momentos de tensión con vuestros/as hijos/as vamos a daros algunas claves:

LOS 4 SI Y LOS 4 NO SOBRE LAS “RABIETAS”

La rabieta es una forma en que los niños y niñas entre los 2 y 5 años suelen expresar el enfado, la ira, la frustración, la rabia… Es una manera errónea a ojos del adulto, pero por la inmadurez del cerebro infantil, es la única que conocen.

La rabieta NO es la manera en la que el niño quiere fastidiarte, es la única manera que conoce para decirte que está enfadado.

La rabieta es parte de la etapa de autoafirmación del niño, es la manera en la que el niño hace saber al adulto que tiene la capacidad de decidir y elegir por sí solo, es un salto evolutivo en el desarrollo del niño, así que es algo positivo.

La rabieta NO es de niños malcriados, no es de niños caprichosos, es parte del desarrollo.

La rabieta puede ser una oportunidad de aprendizaje para toda la familia.

La rabieta NO tiene que ser eliminada ni reprimida. Si hacemos para que el niño no exprese su enfado o frustración, aprende que esas emociones son malas y eso le aleja de tener un sano desarrollo.

La rabieta debe ser acompañada por el adulto, a través del respeto y de la empatía. El adulto es el que debe mostrar al niño la forma saludable de gestionar sus emociones y ofrecerle recursos para que aprenda a autorregularse.

NO pienses que esto va a ser eterno, tu hijo no tendrá rabietas hasta los 30. Si te propones acompañarle de forma respetuosa para que aprenda nuevas maneras de gestionar sus emociones, y estableces límites segura/o de tus decisiones, de manera afectiva y empatica, superareis esta etapa y vuestro vínculo será más fuerte.

Ana Belén León

Psicopedagoga especializada en maternidad , crianza y educación positiva. Asesora de porteo.  Más sobre Ana Belén León