Hipopresivos: Qué son, qué beneficios tienen y cómo empezar a practicarlos

Anna Jané

Fisioterapeuta, Osteopata y Asesora de lactancia materna.

Más sobre Anna Jané

El concepto de “ejercicio hipopresivo” (como lo conocemos hoy en día), es  fruto de la investigación y divulgación que hizo el Dr. Marcel Caufriez, al que se considera uno de los padres de la gimnasia hipopresiva y quien diseñó “el método hipopresivo”. Marcel Caufriez cuenta que se percató que las mujeres, que seguían pautas de abdominales clásicas (y otros ejercicios que antes se solían recomendar) en la recuperación post parto, en las visitas posteriores de seguimiento, estaban peor que las que no habían seguido ninguna pauta concreta.

Eso le hizo reflexionar en qué estaba pasando, se fijó en el hecho que las abdominales clásicas eran claramente ejercicios hiperpresivos (ejercicios que provocan un aumento de presión a nivel del abdomen con repercusión negativa y sobrecarga para el suelo pélvico). Fue investigando y descubrió que existían otros ejercicios abdominales con los que a través de una postura determinada y gesto respiratorio, conseguía tonificar abdomen y suelo pélvico (esta vez sin presión abdominal y sin dañar el suelo pélvico). 

En los últimos años han aparecido otros profesionales y escuelas que han trabajado y diseñando distintos métodos utilizando de base los ejercicios hipopresivos. Lo que me interesa explicar hoy, no es un método en sí, me quiero centrar en los beneficios que tienen, las indicaciones y cómo empezar a practicarlos.

¿Qué son entonces los ejercicios hipopresivos?

Se trata de una serie de ejercicios posturales que se realizan junto un tipo de respiraciones concretas (apnea espiratoria y apertura costal).  Esta parte más “técnica”, tanto postural como respiratoria del ejercicio, es lo que suele costar más entender y integrar para realizar los ejercicios de forma correcta.

¿Qué beneficios obtendremos con los ejercicios hipopresivos?

Con estos ejercicios trabajamos a nivel corporal global, mejorando la conciencia corporal, controlando la respiración y conseguimos una disminución de la presión de la cavidad torácica, abdominal, pélvica y una contracción involuntaria del suelo pélvico y faja abdominal.

Aquí os dejo una lista de los principales beneficios que conseguimos con esta práctica:

  • Normalizar el tono y las tensiones musculares previniendo así lesiones articulares y sobrecargas musculares.
  • Mejorar de las funciones sexuales ya que aumenta la vascularización del suelo pélvico.
  • Mejorar la vascularización de las piernas y la pelvis menor (ayudando a prevenir y mejorar edemas, piernas pesadas, hemorroides …)
  • Aumentar el tono del suelo pélvico y la faja abdominal reforzando la zona lumbopélvica.
  • Aumentar el rendimiento deportivo
  • Mejorar el estreñimiento ya que mejora el tránsito intestinal 
  • Tratar y mejorar disfunciones de suelo pélvico como incontinencia urinaria,  prolapsos, diastasi abdominal, hernias inguinales, abdominales, lumbares…
  • Mejorar la gestión de las presiones abdominales (sobre todo durante un esfuerzo)
  • Reducir el perímetro de cintura consiguiendo mejoras estéticas, posturales y funcionales

¿Que contraindicaciones tienen los ejercicios hipopresivos? 

Las principales contraindicaciones de estos ejercicios son:

  • Embarazo y durante la cuarentena
  • Presión arterial alta
  • Problemas inflamatorios graves abdominales o cirugías recientes
  • Problemas respiratorios

¿Por qué practicar hipopresivos?

Existen principalmente dos razones para realizar estos ejercicios: como fitness (mantener buena forma física y/o aumentar el rendimiento deportivo) y terapéutico (mejorar alguna disfunción, dolor o molestia).

Yo como fisioterapeuta me suelo quedar en el campo terapéutico donde las razones principales por las que se interesan en los hipopresivos son como recuperación post parto y/o para mejorar dolencias de espalda. 

En la práctica de ejercicios hipopresivos encontramos múltiples beneficios que antes he mencionado y me gusta incidir que es un excelente método para la recuperación post parto y volver a “reprogramar esta musculatura”.

La musculatura del suelo pélvico y abdominal tiene como función principal el sostén de los órganos internos. Con los años, con las maternidades (embarazos, partos, post partos), ejercicios de impacto, mala gestión de presiones o el simple hecho de ser mujer ya puede condicionar que esta musculatura pueda verse dañada, debilitada y llegar a “desprogramarse”, dando lugar a distensión abdominal, incontinencia de orina de esfuerzo, urgencia miccional, incontinencia de gases, prolapsos, disfunciones sexuales… entre otras.


¿Cómo empezar a realizar hipopresivos?

Siempre recalco lo importante que es aprender bien la técnica y ser constante en su realización para conseguir óptimos resultados. Por estos motivos recomiendo realizar siempre una sesión individual con la fisioterapeuta especializada donde descartar contraindicaciones, hacer una valoración abdominopelviana (para saber en qué situación nos encontramos y para poder hacer un correcto seguimiento y evolución de su estado). Recomiendo dedicar algunas sesiones a aprender correctamente el ejercicio hipopresivo. Y finalmente seguir una pauta regular. 

En el momento que ya sabemos realizar los ejercicios, es cuando debemos valorar otra vez el caso individual y pautar en casa una rutina (valorar si se podrá cumplir, ya que a veces se hace difícil en casa guardar un rato para nosotras) o marcar uno o dos días a la semana de sesión individual o clase en grupo (para no perder la continuidad y alcanzar los beneficios que buscamos).

Con los ejercicios hipopresivos volveremos a “reprogramar” la buena función de la musculatura abdominal y del suelo pélvico, ayudando a ganar el tono perdido. Pero estos resultados no se conseguirán si no se realiza de manera correcta o se sigue la pauta que se requiere, el fisioterapeuta especializado en uroginecología y en hipopresivos será quien pueda hacer mejor esta supervisión y orientará, si hace falta, añadir algún otro ejercicio o tratamiento.

Anna Jané

Fisioterapeuta, Osteopata y Asesora de lactancia materna.

Más sobre Anna Jané