Fisioterapia respiratoria pediátrica: qué es y cuando es favorable

Anna Jané

Fisioterapeuta, Osteopata y Asesora de lactancia materna.

Más sobre Anna Jané

Soy Anna Jané, fisioterapeuta y osteópata y hoy quiero hablarte de la fisioterapia respiratoria pediátrica.

Me gusta poder dar a conocer el papel de la fisioterapia en los procesos y patologías respiratorias. Papel que se hace más importante estos días que viene el frío, ya que los mocos llegan a casa y los casos de bronquitis aumentan.

En este post pretendo resolver las principales dudas que me suelen trasladar en consulta:

¿Que es la fisioterapia respiratoria pediátrica?

La fisioterapia respiratoria pediátrica es una especialización de la fisioterapia que ha desarrollado técnicas para ayudar a resolver los problemas que afectan el sistema respiratorio de lxs más peques.

La fisioterapia ha evolucionado y es distinta a la que se practicaba hace 20 años. En este tiempo ha conseguido demostrar los beneficios que tiene y se ha extendido pasando a ser uno de los procedimientos más recurridos en ciertos casos que comentaremos más adelante. Para conseguir resultados positivos es importante acudir a un/a fisioterapeuta respiratorio formado/a y actualizado/a en el tema.

Mi bebé tiene mocos, ¿lo debería traer para hacer una sesión?

Tener mocos en si no es un problema ya que es la primera barrera defensora del sistema respiratorio . El problema aparece cuando estos mocos o ese catarro simple se complica y afecta a funciones del día a día como son al comer, al dormir, al moverse y al respirar, ya que se ahogan. En este momento deberemos tratarlo y la fisioterapia respiratoria puede ser de gran ayuda.

Hasta que no se complique, ¿No podemos hacer nada?

La prevención es clave. Cuando están con un catarro simple o con mocos “en vías altas” (a veces estos mocos durarán varios días, semanas o meses…) será importante controlar que no se sobre infecten, no se compliquen ni bajen a pulmones.

Un cuadro respiratorio puede cambiar y empeorar en pocos días o horas y vale la pena estar informado de ello y saber en que nos debemos fijar.

Por tanto, aunque los mocos estén en nariz o en vías altas, ir al fisioterapeuta respiratorio puede ser la clave para mejorar antes además de obtener unas pautas básicas a aplicar a modo de prevención y conocer los signos de empeoramiento a nivel respiratorio para saber detectarlos en tu hijx.

¿Cuando ir al fisioterapeuta y cuando ir al pediatra?

La fisioterapia se ocupa de esos procesos respiratorios leves o moderados (crónicos y agudos). Cuando estamos ante un proceso respiratorio grave o tenemos un recién nacido debemos acudir directamente a consulta con pediatra o neumólogo.

El tratamiento de fisioterapia se debería considerar como un tratamiento paralelo al médico y farmacológico.

¿Qué objetivos tiene una sesión de fisioterapia respiratoria?

Mejorar la función respiratoria tanto de vías altas (nariz, senos y faringe) como de las inferiores (pulmones)

Eliminar el exceso de mucosidad de las vías respiratorias, para evitar que un proceso respiratorio, catarro, mocos… Vaya a más y se complique. O cuando ya estamos con un proceso respiratorio instaurado (bronquitis, bronquiolitis, pulmonía,…) procurar una rápida recuperación

Prevenir las recaídas. Cuando ya se ha mejorado ese cuadro respiratorio, la fisioterapia respiratoria ayudarà a evitar a que ese moco vuelva a aparecer, a sobre infectarse y dar problemas, gracias a la información que se traslada a los padres y madres de forma individualizada según las necesidades concretas de cada paciente.

¿En qué consiste el tratamiento de fisioterapia respiratoria?

Utilizaremos un conjunto de técnicas manuales o con instrumentos que favorecen la variación de flujo de aire que entra y sale de los pulmones.

Adaptaremos las técnicas según el problema respiratorio, la edad del niño y si puede colaborar de forma activa dirigida durante el tratamiento o no.

Es importante saber que han abandonado antiguos métodos como el “clapping” drenaje postural,.. que están contraindicadas actualmente.

Las técnicas que se utilizan hoy en día, son técnicas no invasivas, sin efectos secundarios ni dolor.

Las sesiones duran aproximadamente unos 35 o 45 minutos y los resultados acostumbran a ser inmediatos.

En la sesión realizamos educación sanitaria a los padres y madres para informar que deben hacer, qué no deben hacer y cuales son los signos a los que deben estar alerta a modo de prevención.

¿Qué beneficios obtengo de una sesión de fisioterapia respiratoria?

Se debe considerar como una posibilidad de tratamiento muy poderoso, paralelo al tratamiento médico o farmacológico ya que gracias al drenaje de mucosidades conseguiremos unos beneficios que aumentaran la calidad de vida del niño/a, y en consecuencia de su entorno familiar.

Resumiendo, con una sesión de fisioterapia respiratoria ayudaremos a:

  • Eliminar los mocos acumulados en nariz (vías altas) o pulmones (vías medias y bajas) consiguiendo que respire mejor.
  • Mejorar o eliminar la tos.
  • Acortar el tiempo del proceso respiratorio. Está demostrado que se acorta la duración de neumonías, bronquitis, catarros persistentes… Con un abordaje conjunto de tratamiento médico y fisioterapia respiratoria.
  • Disminuir el uso de medicación al acortar la duración del proceso patológico.
  • Mejorar el sueño y la alimentación al recuperar una buena respiración por la disminución o eliminación de mucosidad y tos.
  • Prevenir recaídas.
  • Evitar sobre infecciones, complicaciones y por tanto la hospitalización.

Anna Jané

Fisioterapeuta, Osteopata y Asesora de lactancia materna.

Más sobre Anna Jané