El papel del padre en la lactancia

Sara Cendan

Doula, acompañante de la maternidad, facilitadora de grupos familiares en torno a la crianza, el parto y el embarazo.

Más sobre Sara Cendan.

Segundos después del parto, se inicia un periodo especialmente sensible en el que es imprescindible que se establezca una lactancia fácil y placentera en el menor tiempo posible. En estos momentos, el apoyo del entorno familiar de la madre puérpera marca una gran diferencia a favor de este proceso.

El padre puede aportar primero su apoyo ideológico hacia la lactancia materna, pero también hay otras cosas que pueden ayudar a la hora de colocarse como compañero-acompañante en esta nueva etapa familiar de ser pareja a ser 3, o de ser 3 a 4, o de 4 a 5,…

El instinto paterno

En la primera paternidad y maternidad se disparan una serie de hormonas que influyen en ciertos comportamientos instintivos. En el padre concretamente cabe destacar el despertar hacia la vinculación padre-hij@, que durante la gestación había sentido físicamente la madre.

El bebé irá vinculándose a su turno con las manos, cuerpo, presencia, voz y olor de su padre. En este sentido, si un bebé no aguanta ni dos minutos en manos de su padre los primeros días, se debe a que los instintos del bebé ejercen sabiamente el llamamiento de la madre, su fuente de alimento y nido. Puede ayudar en ciertos momentos de necesidad de la madre (principalmente higiénicas: ducha, wc) poder envolver al/la pequeñ@ en arrullos o foulards con olor a su madre.

La sensibilidad de un padre conectado a la experiencia paterna puede descubrirse mucho más afectivo que de costumbre y entender instintivamente que la sexualidad entre la pareja no es tan prioritaria. De hecho, en las primeras semanas de ser padre y madre se puede mantener una sensación de placer, amor y plenitud que facilita poder estar en cierto modo enamorado de la vida.

El padre cuidador

Si bien es cierto que el pecho de la madre es físicamente suficiente para alimentar dietéticamente al bebé, lo que buscan los instintos mamíferos de nuestras crías es un cuerpo y unas caricias que lo sostengan.

Del mismo modo, la madre y el padre despiertan sus mecanismos naturales, desarrollando vertiginosamente un agudo sentido de la protección y la detección de signos de alarma.

Es de gran importancia que el padre pueda desplegar sus energías en el cuidado del entorno del binomio madre-bebé. Esto facilitará que la madre pueda estar concentrada en el/la recién llegad@ y éste suele entonces sentir esa atención plena que precisa en las primeras semanas. En este cuidado hay familias que optan por el acompañamiento adicional de una doula que se centra sobretodo en propiciar un ambiente tranquilo, pero otras colaboraciones en forma de asistencia en la limpieza, salidas al supermercado, aportar platos cocinados… pueden llegar de familiares cercan@s, vecin@s de confianza y amistades.

Apoyo para la madre en caso de molestias en los primeros días:

Pueden surgir ciertas complicaciones durante las primeras horas o días. Vocabulario como ingurgitación mamaria, obstrucción, grietas, entre otros, se pueden tornar familiares. El padre puede formarse mínimamente en pequeños remedios para aliviar estos síntomas, y ante cualquier duda tener a mano el teléfono de una asesora de lactancia.

Lo que decida la madre es en estos momentos lo mejor

Sabemos que a nivel de salud la lactancia materna es la mejor de los alimentos para nuestr@s hij@s, pero si una madre decide optar por lactancia de fórmula por razones personales o ciscunstanciales, debemos respetarla al 100%. Siendo el papel del padre del mismo grado de apoyo que venimos comentando.

La experiencia de la paternidad es genuina para cada uno. Existen grupos de lactancia y crianza a los que es sumamente enriquecedor acudir, ya que compartir el camino con otras personas que están pasando por la misma etapa puede ayudar a ampliar nuestro conocimiento o a evidenciar que no estamos solos, sino que podemos ser parte de una red de apoyo donde sus miembros se encuentras en el mismo momento vital que nosotros .

El viaje de la ma(pa)ternidad empieza a volar y poco a poco las alas se harán más fuertes. Feliz despegue.

Sara Cendan

Doula, acompañante de la maternidad, facilitadora de grupos familiares en torno a la crianza, el parto y el embarazo. Más sobre Sara Cendan.