Cómo favorecer el desarrollo de tu bebé

Ana Belén León

Psicopedagoga especializada en maternidad , crianza y educación positiva. Asesora de porteo.

Más sobre Ana Belén León

Muchas familias que vienen a consulta me preguntan qué pueden hacer para que su bebé se desarrolle de forma sana. Pues bien, al igual que hago con ellos, os voy a explicar los puntos clave para poder acompañar a vuestros bebés hacia un desarrollo global sano.

Empezamos con una reflexión:

¿Sabes cuantos sentidos tenemos los seres humanos?

Seguramente has contestado cinco, pero realmente, son siete. Además del oído, la vista, el olfato, el gusto y el tacto, existen dos sentidos más, el sentido propioceptivo y vestibular, que son fundamentales para que el desarrollo global de tu bebé sea sano.

  • El sentido propioceptivo nos ofrece información sobre nuestro cuerpo y nos hace tener conciencia de cómo se sitúa este en el espacio, de manera que esta información nos sirve para saber dónde están exactamente las diferentes partes de nuestro cuerpo y planificar nuestros movimientos.
  • El sentido vestibular es el sentido del propio movimiento y procesa la información acerca del movimiento, la orientación…  

Pero… ¿Por qué son importantes estos sentidos para el bebé?

Pues porque la mayor parte de su desarrollo en las primeras etapas evolutivas van a tener relación con las sensaciones del propio cuerpo y con el movimiento de este, por tanto, favorecer estos dos sentidos por medio del contacto y la presión de nuestro cuerpo con el del bebé, el movimiento libre, el juego motor, el balanceo…, es fundamental para que el bebé pueda desarrollar e integrar todos sus patrones evolutivos y reflejos primitivos, imprescindibles para su sano desarrollo.

¿Y cuál es el papel del adulto en todo esto?

Los padres podemos contribuir a que el bebé desarrolle todos sus sentidos, acompañándolo de forma consciente y ofreciéndole un espacio seguro y estímulos adecuados a su etapa evolutiva. De esa manera el bebé tendrá la oportunidad de experimentar con el movimiento y las sensaciones de su cuerpo, e irá transformando los movimiento automáticos (que son los reflejos primitivos con los que el bebé nace) en reflejos posturales, adquiriendo progresivamente nuevas habilidades y capacidades a nivel motor, cognitivo y psicoemocional.

Por tanto, ¿Cuáles son los puntos clave para acompañar a nuestro bebé hacia un desarrollo global sano?

  1. Mírale, tócale, cógele, háblale, muévete junto a él… todo lo que puedas. No tengas miedo a que “se acostumbre a los brazos”, es lo mejor que le puede pasar, acostumbrarse a ti (a tu cuerpo, a tu olor…) para poder tener la seguridad que necesita para explorar el mundo que le rodea y así desarrollarse de forma sana.

Los bebés no se acostumbran a los brazos los necesitan.

2. Colócale sobre tu cuerpo, haz piel con piel todo lo posible. Como indica el neonatólogo Nils Bergma:

“Nada en la vida del bebé tiene sentido, si no es desde el punto de vista del cuerpo de su madre”

3. Ofrécele tu presencia consciente, cuando estés con tu bebé no pienses en todo lo que está por hacer, piensa que: estás realizando el trabajo más importante del mundo, criar con apego seguro y favorecer el desarrollo global sano de tu hijo/a.

4. Empatiza con él, ponte en su lugar, valida sus emociones, ponle palabra a lo que siente.

5. Según vaya creciendo ofrécele una superficie segura y libre para que explore progresivamente su entorno, y estímulos adecuados para que vaya descubriendo su cuerpo y sus posibilidades.

Esto es todo lo que tu bebé necesita para crecer sano: tu cuerpo, tu presencia, tus brazos, tus caricias, tu mirada, tu voz.

Ana Belén León

Psicopedagoga especializada en maternidad , crianza y educación positiva. Asesora de porteo.  Más sobre Ana Belén León